,

Como desarrollar Empatía

¿Se puede desarrollar empatía? Si, la empatía puede ser desarrollada en el caso de que no esté o potenciarse y es una cualidad que tenemos todos los seres humanos (excepto de personas que tienen  alguna enfermedad psiquiátrica, dependiendo de cual). Cuando hablamos de una persona empatica hablamos de una persona que sea capaz de ponerse en el lugar del otro, capaz de sentir lo que el otro puede estar sintiendo, y ponerse en los “zapatos” como se estila decir.

Es difícil desarrollar empatía más que nada en los casos en que no se paso por determinada situación, en los cuales podemos pensar o creer como puede estar sintiéndose el otro pero no podemos ponernos en su lugar del todo. En los casos en que sí se ha pasado por misma situación resulta ser mucho más fácil y se hace casi que automáticamente.

Esta capacidad de desarrollar empatía ya comienza desde la infancia, con la ayuda de nuestros padres que nos enseñan a expresar nuestros sentimientos, a ver que los demás también los tienen y a intentar comprenderlos. Una buena comunicación de padres a hijos es esencial desde el comienzo de la vida, y desarrollar empatía es mas fácil en las personas en las que sus padres han podido cubrir sus necesidades emocionales y afectivas desde el comienzo de su vida.

Como mencionamos anteriormente, la empatía se puede trabajar y desarrollar, solo basta con querer hacerlo y con escuchar mas a los demás, pero escuchar desde el corazón, con la mente abierta e intentando dejar atrás los prejuicios que se tienen. Toda relación se basa en el respeto y es también parte de la empatía. Además de esto también debemos poner interés en lo que el otro nos esta expresando, no solo basta con escuchar con los oídos sino también realmente comprometerse con la causa.

Parte de la escucha es también el no interrumpir. Muchas veces por ansiedad de que el otro nos escuche un consejo no lo escuchamos del todo y solemos interrumpir mientras habla. Parte de la escucha es el no cortar al otro, y mas que nada cuando queremos desarrollar la empatía, porque cortando al otro solo nos convertimos en “expertos en consejos” y nos perdemos de sentir (o intentar sentir) lo que el otro nos quiere transmitir.

En caso de que queramos dar una opinión sobre lo que nos están contando siempre es importante que sea una opinión constructiva, y no una para herir al otro. Algo que surja desde el corazón y además de esto se debe apelar a la sinceridad.

No siempre que demos nuestra opinión será bien aceptada, y tampoco nosotros vamos a aceptar siempre lo que el otro tiene para decir, siente o piensa, por lo cual la tolerancia juega un rol muy importante. Ser tolerante con los demás y con nosotros mismos es la clave.

 

Fuente: Psicología Hoy.